SECUESTRO CORNEAL FELINO

Posted

¿Qué es?
El secuestro corneal es una entidad exclusiva del gato y el caballo (Equine Ophthalmology Barnnet). Esta patología no existe en el perro.
Se caracteriza por la aparición de placas marrón- negras ( se van oscureciendo conforme avanza la enfermedad) en la córnea afectando al epitelio y estroma corneal ( en mayor o menor profundidad). Se debe a una degeneración localizada del colágeno y presencia de pigmentación. Normalmente se acompaña de vasos y algo de edema corneal.

Secuestro corneal en gato persa

Suele aparecer en gatos adultos y puede ser uni (lo más habitual) o bilateral. Hay razas predispuestas como el Persa, Siamés, Himalayo, Exótico, gato común…
También se la conoce como:
- Momificación corneal felina
- Degeneración corneal felina
- Necrosis corneal felina
¿Por qué aparece?
No se ha establecido una etiología determinada pero parecen influir:
- Irritaciones crónicas (entropion, triquiasis, lagoftalmia, úlceras crónicas, problemas lagrimales…)
- Componente hereditario (Persa, siamés…)
- Presencia de virosis sistémicas (el HVF-1 o herpesvirus felino parece ser uno de los principales virus involucrados en el proceso)
¿Qué síntomas aparecen?
Normalmente los pacientes acuden remitidos por su veterinario por complicación de una úlcera corneal que no cicatriza y ha cambiado de color (a negro o marrón). Otras veces confundidos por la presencia de cuerpo extraño corneal (debido al color y consistencia del secuestro) pero normalmente el dolor presentado por el animal suele ser la primera causa de consulta (ya sea como remisión o primera consulta).

Los secuestros corneales duelen, y a veces mucho, sobre todo en la fase de encarcelación. Hay animales más o menos molestos y ésto se relaciona con la profundización de la lesión y la reacción inflamatoria corneal.

Secuestro corneal asociado a quemosis (conjuntiva inflamada), edema de córnea (cornea azolada) lagrimeo o dolor en un gato común.

Al haber dolor el gato manifiesta lagrimeo y blefarospasmo (ojos cerrados) (véase apartado de dolor)
Lógicamente aparece la típica mancha negra- marrón asociada generalmente a vasos corneales, edema y queratitis ulcerativa.

Flecha negra: secuestro corneal

Flecha roja: vascularización corneal

Flecha verde: ulceración corneal

FASES DE UN SECUESTRO CORNEAL EN UN GATO PERSA (UN CASO CLÍNICO):

Ulceración corneal crónica (varias semanas de evolución) Flecha verde ulceración corneal y flecha negra inicio del secuestro

Secuestro instaurado

Secuestro instaurado (flecha negra) y úlceración corneal asociada (flecha verde)

¿Tiene tratamiento?
Sí. El tratamiento puede ser médico (lentillas, pomadas, lágrimas y otros colirios) o bien quirúrgico (queratectomía supeficial, colgajos, translación corneo- conjuntival, transplantes de córnea…) así como tratamiento de la causa primaria (entropion, lagoftalmia….)
Hay que tener en cuenta que dependiendo del espesor corneal afectado podemos correr el riesgo de perforación corneal, por ello se debe realizar una exploración detallada de la profundidad de la lesión mediante lámpara de hendidura. La profundidad de la lesión marcará la terapia más adecuada.
Muchas veces la terapia quirúrgica va acompañada de tratamiento médico para evitar rechazos o recidivas (dependiendo de la técnica empleada)
El uso de collar isabelino está indicado para evitar autotraumatismos.
El dolor presentado por el animal puede hacer decidirnos por una técnica quirúrgica o médica. En animales con mucho dolor la técnica más acertada será el paso por quirófano, valorando antes, claro está, que la lesión está estable y no reactiva.
Si el secuestro tiene posibilidades de esfacelar y causar perforación ocular siempre se optará por quirófano.
Hay casos en los que no se puede optar por el quirófano (siempre hay que valorar pros y contras) por ejemplo en casos de herpesvirosis activa en las que una cirugía puede agravar el cuadro.
¿Qué pasa si decido no tratar el problema?
Pueden pasar dos cosas:
- Que no pase nada muy grave (aparece dolor, úlcera superficial, cicatrices, etc…)
- Que se perfore el ojo (incluso pérdida ocular)
En muchos casos el secuestro se desprenderá pudiendo causar lesiones como úlceras superficiales o bien perforaciones oculares. Todo depende del tipo de expulsión y profundidad de la lesión. Por ello es muy necesario instaurar tratamiento y vigilar la evolución del secuestro.
Debemos tener en cuenta que hay secuestros que permanecen muchos años estables y de un día para otro evolucionan a perforación.

Perforación ocular por secuestro corneal no tratado (Flecha negra indica restos de secuestro) en un gato Siamés

Un secuestro corneal debe ser controlado para evitar lesiones más graves o incluso pérdida ocular.
¿Puede volver a salir el secuestro?
La respuesta es sí.
Esto puede ocurrir si no se trata la etiología (causa) primaria. Si el animal padece de secuestro por un entropion y éste no se soluciona hay una alta probabilidad de recidiva. Si la terapia es la adecuada no tiene porqué volver a aparecer el problema, pero siempre hay que investigar la causa primaria.
Hay razas más o menos predispuestas a padecer la enfermedad por lo que hay más posibilidades de recidivas en estos animales.
¿Cuándo se debe tratar un secuestro corneal?
Lo más precozmente posible, en esto no hay discusión. Mientras antes se trate el problema mejores resultados se obtendrán.
R.R. Udiz
Bibliografía:
- Oftalmología Felina, Barnett
- Equine Ophthalmology, Barnett
- Fundamentos de Oftalmología Veterinaria, Slatter
- Atlas de Oftalmología Clínica del perro y del gato, Javier Esteban